sábado, 18 de marzo de 2017

Andanzas urbanas de los halcones peregrinos / Peregrine Falcon / Faucon pèlerin

Ejemplar adulto de halcón peregrino sobre una torreta eléctrica al norte de la ciudad. 20/03/14.
La presencia de halcones peregrinos (Falco peregrinus) en la ciudad de Zaragoza está documentada desde hace varias décadas como mínimo, siendo bien conocida su presencia más o menos habitual endistintos barrios de la ciudad.
Ejemplar adulto en una de las torres del Pilar. Zaragoza, 20/02/16.
En Zaragoza los halcones utilizan como posadero repisas y partes dominantes de edificios altos que les sirven como atalaya desde donde otear el entorno al acecho de posibles presas, o que utilizan para descansar o devorar las aves que han cazado. En el siguiente vídeo se observa un halcón que pude grabar mientras desplumaba y comía una paloma sobre un letrero del WTCZ el pasado 19 de febrero.


video


Aunque actualmente parece que no hay ninguna pareja criando dentro de la ciudad, si que se conoció su nidificación en algunos edificios hasta hace pocos años. Una pareja criaba tradicionalmente en una de las torres de la basílica del Pilar, pero por desgracia dejó de hacerlo tras unas obras de restauración y todavía no ha vuelto a criar aquí a pesar de la instalación de una caja nido destinada a los halcones.

Halcón posado en El Pilar. Zaragoza, 19/10/14.

Detalle del mismo halcón de la foto superior. Zaragoza, 19/10/14.
Muy cerca del Pilar, la torre de La Seo es otro de sus posaderos habituales en una zona donde no faltan su presas favoritas: las palomas.

Halcón posado en la torre de La Seo. Zaragoza. 30/10/16


Un poco más de zoom
Y el mismo halcón con el zoom al máximo
Pero la selección del posadero por parte de los halcones no se rige por criterios histórico - artísticos, son mucho más utilitarios y no tienen ninguna pega en posarse en edificios modernos y grandes antenas de telecomunicaciones que les ofrezcan una buena perspectiva.
Pareja de peregrinos en el letrero del WTCZ. Zaragoza, 02/11/13.
Pareja de peregrinos en el letrero del WTCZ. Zaragoza, 15/09/13.
Dos halcones peregrinos en distintos letreros del WTCZ. Zaragoza, 07/10/12.


Halcón posado en las antenas del "pirulí" de Telefónica. Zaragoza, 01/02/15.
La Torre del Agua, dominando el parque homónimo, es otro de los posaderos asiduamente utilizados por los halcones que se mueven por la ciudad. La abundancia de presas potenciales en el Parque del Agua constituye sin duda un poderoso incentivo para los halcones.

En el círculo rojo un halcón posado en la Torre del Agua. Zaragoza, 04/08/16.
Zoom sobre el halcón de la foto precedente. Se trataba de un ejemplar joven. Zaragoza, 04/08/16.
Para los amantes de las aves es una suerte contar con la presencia de halcones peregrinos en la ciudad, pero sería muy deseable que volvieran a criar varias parejas dentro del casco urbano, algo que sin duda contribuiría a mantener más equilibradas las poblaciones de palomas, tórtolas turcas o estorninos.
En los últimos años se han realizado importantes esfuerzos para facilitar la nidificación de los halcones en Zaragoza con la colocación de hasta nueve cajas nido en diversos edificios distribuidos por toda la ciudad gracias al impulso del Proyecto Halcón Peregrino Zaragoza, cuya página web informa puntualmente de las actividades y avances en pro de los halcones zaragozanos.

miércoles, 8 de febrero de 2017

Un somormujo lavanco por el Ebro / Great Crested Grebe / Grèbe huppé

Somormujo lavanco (Podiceps cristatus) en el río Ebro a su paso por Zaragoza (13/01/17)
El somormujo lavanco (Podiceps cristatus) es un ave de tamaño medio perfectamente adaptada a la vida en medios acuáticos. Nada y bucea con gran destreza, pero su capacidad para desplazarse caminando fuera del agua es mínima. También se muestra bastante reacio a levantar el vuelo, prefiriendo huir buceando en caso de necesidad. 

Pareja de somormujos con los pollos "a lomos" de uno de los progenitores. Lac de Bourget, Savoie (Francia). Agosto 2015.
Se trata de un típico habitante de masas de agua estancadas de dimensiones muy variables, pudiendo ocupar desde estanques pequeños (<1 ha.) hasta grandes lagos y embalses, pero evitando por lo general las aguas corrientes. Su dieta se basa en peces de tamaño pequeño o medio, anfibios, insectos acuáticos, crustáceos, algunos moluscos y larvas de invertebrados.
Somormujo adulto con dos de sus pollos. Lac d'Annecy, Haute Savoie (Francia). Agosto 2013.
En Aragón, sin llegar a ser abundante, cría bastante repartido en lagunas y embalses de las tres provincias, incrementándose su número durante la invernada con la llegada de aves foráneas, obteniendo censos regionales que suelen superar ampliamente los 500 ejs. en enero.
La presencia de esta especie en la ciudad de Zaragoza puede considerarse excepcional, y solo he conseguido observarlo en dos ocasiones: un ave el 14/02/2009 en uno de los lagos del Parque del Agua y otro ejemplar en un brazo del Ebro en el Meandro de Ranillas el pasado 13/01/2017.

Somormujo lavanco en el Parque del Agua (Zaragoza). Febrero de 2009.

lunes, 2 de enero de 2017

Incursiones de búho real / Eurasian Eagle-Owl / Grand-duc d'Europe

Búho real alerta en un escarpe de yesos al norte de Zaragoza, junio 2010.
El búho real (Bubo bubo) es una rapaz nocturna de aspecto imponente tanto por su gran tamaño como por la expresión facial que le confieren sus enormes ojos y los penachos de plumas que coronan su cabeza. Su voz, grave y poderosa, va en consonancia con el tamaño y aspecto del ave, dejando una impresión inolvidable en los que hemos tenido la suerte de escucharla en las noches de otoño o invierno. 
Búho real cantando desde lo alto de un chopo en una zona de huerta al norte de Zaragoza. Diciembre 2015.
Con unas dimensiones que pueden superar los 70 cm de longitud total, 180 cm de envergadura y 4 kg de peso, el búho real es el gran superpredador alado de la noche. En la región mediterránea el conejo europeo (Oryctolagus cuniculus) es su presa de elección, pero se trata de una especie versátil con una capacidad de adaptación muy considerable, por lo que es capaz de alimentarse con presas muy variadas, incluyendo invertebrados, micromamíferos, gran variedad de aves, mustélidos, gatos, zorros, reptiles e incluso peces. En zonas periurbanas puede consumir gran cantidad de ratas.
Búho real a resguardo en una cueva en escarpes de yesos al norte de Zaragoza, septiembre 2015.
La adaptabilidad del búho real le permite vivir bajo condiciones climáticas muy variadas y en hábitats muy diversos, aunque muestra preferencia por zonas que dispongan de cortados, escarpes o cárcavas con oquedades donde resguardarse y realizar la puesta, siendo también capaz de nidificar en árboles ocupando nidos construidos por rapaces diurnas.
A pesar de las muchas bajas que sufre la especie por diversas causas (electrocuciones en tendidos eléctricos, atropellos, colisiones con cables y alambradas, caza ilegal, etc.), los seguimientos realizados por SEO/BirdLife dentro del programa "Noctua" señalan un incremento notable de los efectivos en España para el periodo 2006-2013.

Posado para emitir su canto al anochecer sobre escarpes al norte de Zaragoza, septiembre 2016.
El búho real resulta relativamente abundante en los escarpes, cárcavas y lomas que rodean la ciudad de Zaragoza, manteniendo una notable densidad de población en un radio de unos 20-30 km en torno a la urbe. Esta abundancia relativa en las inmediaciones y la disponibilidad de presas como conejos, palomas o ratas, propicia que se produzcan incursiones de búhos reales en la ciudad, especialmente en zonas periféricas con mejores condiciones para cazar. 

Piel de erizo presuntamente depredado por búho real en las afueras de Zaragoza. 01/01/2017
Recorriendo unos descampados al norte de la ciudad, entre la Z-40 y el barrio de Parque Goya, encontré el día 01/01/2017 una piel completa de erizo (Erinaceus europaeus) sin ningún otro resto del cadáver. El erizo constituye una presa frecuente para el búho real, que es una de las pocas especies que cazan erizos, siendo característico el modo en que los pelan abandonando la piel cubierta de púas y consumiendo el resto.
Por el momento no se conocen casos de cría dentro de la ciudad de Zaragoza, hecho que si se ha constatado en algún edificio de viviendas de la periferia de Madrid y, mucho más cerca, en la iglesia de un pueblo de los Monegros oscenses.

Referencias y recursos en la red:
- SEO/BirdLife 2013. Resultados del programa Noctua 2006-2013. SEO/BirdLife Madrid.(http://www.seguimientodeaves.org/ESPECIOS/docs/ESPECIES/3410_RES_NO.pdf)
- Voces de búho real: http://www.xeno-canto.org/297798
- http://www.vertebradosibericos.org/aves/bubbub.html

jueves, 8 de diciembre de 2016

Tarabilla europea: un escaso invernante / European Stonechat / Tarier pâtre

Macho de tarabilla común. Trasobares (Zaragoza). Mayo de 2011
La tarabilla común (Saxicola rubicola) es un pequeño pájaro insectívoro con una distribución muy amplia por las regiones Paleártica y Etiópica. En Europa se encuentra como nidificante desde Rusia, Finlandia y Polonia hasta los países circunmediterráneos, incluyendo toda la península Ibérica. En Aragón se reparte también por la mayor parte de la región, pero como reproductor falta o escasea en amplios sectores de la depresión del Ebro en los que si que puede encontrarse en otoño e invierno. 

Hembra fotografiada en la Sierra de Urbasa (Navarra). Mayo de 2014
Habita principalmente en zonas de matorral abierto en alternancia con pastizales o cultivos herbáceos. Acostumbra a posarse bien visible sobre arbustos, matorrales, vallas, postes o cables desde los que emite sus reclamos característicos, por lo que resulta muy fácil localizarlas y disfrutar con su observación. Son marcadamente territoriales, por lo que suelen observarse solas o en parejas. Solo tras completar el periodo reproductor pueden verse formando pequeños grupos familiares.

Macho fotografiado en Zaragoza. 13/11/16
Aunque es una especie principalmente sedentaria, muchas aves del norte y centro de Europa acuden a invernar a las regiones mediterráneas, produciéndose también movimientos de menor entidad desde zonas elevadas y frías hacia sectores más bajos con inviernos más benignos. Estos movimientos nos permiten observar tarabillas comunes en Zaragoza y su entorno durante otoño e invierno. 

Hembra fotografiada en Zaragoza a escasos metros del macho de la imagen anterior. 13/11/16.
En la ciudad de Zaragoza no he conseguido ningún dato que sugiera su posible reproducción, pero si que veo algunos ejemplares todos los años en otoño e invierno en zonas abiertas con matorrales como el sisallo (Salsola vermiculata), extensiones con vegetación herbácea y arbustos salpicados e incluso en algunos carrizales como los del Parque del Agua. 

sábado, 5 de noviembre de 2016

Buitres leonados sobre la ciudad / Griffon Vulture / Vautour fauve

Buitre leonado en vuelo descendente. Calamocha, Julio de 2012.
El buitre leonado (Gyps fulvus) es una especie que muchas personas relacionan con zonas montañosas remotas e inaccesibles, y aunque muchas de sus colonias de cría se localizan en ese tipo de lugares, en la península Ibérica no son raras las buitreras en acantilados muy próximos a pueblos y zonas humanizadas. Las buenas poblaciones que mantiene esta especie en gran parte de la España peninsular se reparten por un área de distribución muy amplia.

Grupo de buitres en un labrado. Herrera de los Navarros. Abril de 2011.
Según los datos del último censo nacional publicado, en Aragón se contabilizaron 5174 parejas en el año 2008 (Hernández, F. 2009).
La colonia de cría más próxima a la ciudad se sitúa a unos 30 km en línea recta y acoge alrededor de un centenar de buitres, pero dentro de un perímetro de 100 km alrededor de Zaragoza, en las sierras y cañones del Prepirineo y de la cordillera Ibérica, se localizan colonias que en conjunto pueden reunir más de 9000 buitres.
Si tenemos en cuenta que dentro de la estrategia de los buitres para la búsqueda de alimento son habituales los desplazamientos de varias decenas de kilómetros y no son raros los que superan el centenar, es normal que se produzcan vuelos de buitres sobre el espacio aéreo zaragozano.

Buitre leonado en vuelo sobre el barrio del Actur en Zaragoza (24/05/16)
El vertedero de residuos sólidos urbanos de Zaragoza, a unos 10 km al sur del centro de la ciudad, constituye actualmente un importante centro de atracción para buitres leonados y otras especies de aves carroñeras y oportunistas, incluyendo varias especies de gaviotas, córvidos, milanos, cigüeñas e incluso alimoches y algún buitre negro, que buscan algo con qué alimentarse entre las basuras. Buena parte de los vuelos de buitres que se observan sobre Zaragoza se relacionan con las visitas de estas aves al vertedero.


Dos buitres leonados y varias cigüeñas blancas buscando restos orgánicos entre las basuras del vertedero de Zaragoza
Pero tampoco hay que alejarse mucho de Zaragoza para poder ver buitres alimentándose al modo tradicional, tal como muestra el siguiente vídeo grabado en los Monegros a unos 30 km al este de la ciudad.


video


Para sorpresa de los vecinos, en ocasiones aparece algún buitre posado en un edificio de viviendas en plena ciudad. En estos casos suele tratarse de buitres jóvenes e inexpertos que han tenido dificultades para alimentarse tras sus primeros desplazamientos desde la zona de cría o bien ejemplares con sus capacidades disminuidas a causa de alguna intoxicación. La prensa local suele hacerse eco de estas visitas inesperadas, tal como puede comprobarse en este enlace donde se da cuenta de la aparición de un buitre posado en la terraza de un piso del barrio de Zalfonada en octubre de 2015.

Referencias y enlaces relacionados: 

lunes, 5 de septiembre de 2016

Alcaudón real en las afueras de la ciudad / Southern Grey Shrike / Pie-grièche méridionale



Ejemplar posado en un cable. Farlete. Septiembre de 2013.
Con una longitud total que puede alcanzar los 25 cm., el alcaudón real (Lanius meridionalis) es el mayor de los alcaudones que viven en España. Al igual que el resto de alcaudones (género Lanius) es una especie predadora que, además de numerosos invertebrados, es capaz de cazar una amplia variedad de vertebrados incluyendo pequeños roedores, lagartijas y pajarillos a los que puede atraer imitando su reclamo.  

Alcaudón real posado en una sabina. La Almolda, Abril de 2015.
Son aves marcadamente territoriales criando las parejas relativamente distantes unas de otras, por lo que nunca ha sido una especie que pudiera considerarse numerosa. Sin embargo si que resultaba frecuente hasta hace relativamente pocos años en los agrosistemas pseudoesteparios y extensiones de matorral-pastizal en ambientes mediterráneos. Esta situación relativamente próspera está cambiando drásticamente en los últimos años, constatándose un declive muy preocupante que afecta también a otras especies ligadas a los agrosistemas que toleran muy mal la intensificación agrícola, hasta el punto de extinguirse -caso del alcaudón chico (Lanius minor) en Aragón-, o sufrir una reducción progresiva y continuada de sus poblaciones -casos del sisón común (Tetrax tetrax), perdiz roja (Alectoris rufa), mochuelo europeo (Athene noctua), carraca europea (Coracias garrulus) y otras-. En el caso del alcaudón real se ha estimado un declive acumulado de casi el 65% de los efectivos en España desde 1998 según los resultados del programa SACRE de seguimiento de aves comunes que realiza SEO/BirdLife.

Alcaudón real en Pina de Ebro. Noviembre de 2014.
En el valle medio del Ebro parece ser una especie básicamente sedentaria que puede realizar movimientos dispersivos, nidificando de modo disperso y resultando más frecuente en las áreas con cultivos tradicionales de secano que conservan márgenes arbustivos y lomas de matorral intercaladas.
Aunque está presente en las áreas pseudoesteparias que circundan la ciudad de Zaragoza, nunca había conseguido detectar esta especie dentro del perímetro delimitado por la Z-40 hasta el pasado 31 de agosto, cuando pude localizar un ejemplar posado en un grupo de arbolillos aislados en un extenso baldío reseco en la periferia sur de la ciudad.
Alcaudón real en Zaragoza. 31/08/16.


Alcaudón real en Zaragoza. 31/08/16.


sábado, 20 de agosto de 2016

Oropéndola europea: un destello amarillo entre la fronda verde / Eurasian Golden Oriole / Loriot d'Europe

Oropéndola macho posada en un fresno. Parque José Antonio Labordeta (Zaragoza). 07/07/2016
El plumaje de la oropéndola (Oriolus oriolus) es uno de los más vistosos que podemos ver entre las diversas especies de pájaros que pueblan la ciudad. Como sucede en la mayor parte de las aves, los machos son los que presentan una librea más llamativa, con una coloración general de un amarillo muy vivo contrastando con el negro de las alas y parte de la cola. En las hembras y ejemplares jóvenes o inmaduros, el amarillo es sustituido por un verde amarillento mucho menos vivo y presentan partes inferiores blanco sucio salpicado de listas más oscuras.

Oropéndola con plumaje "tipo hembra". Soto de Ranillas (Zaragoza). 02/08/14.
Pero a pesar de su plumaje deslumbrante y de su tamaño relativamente grande (similar al de un mirlo), no es fácil ver una oropéndola al descubierto. Por lo general no abandonan el espeso follaje de las copas de los árboles y los contactos visuales suelen ser breves y fugaces, por ejemplo cuando vuelan de un árbol a otro. Afortunadamente su potente canto aflautado, que se puede escuchar aquí (Thijs Fijen, XC107226. Accesible en www.xeno-canto.org/107226.), delata su presencia entre la espesura arbolada. En algunas comarcas aragonesas se le llama "martín torero", nombre onomatopéyico que remeda su voz más típica.

Otro macho fotografiado a gran distancia en el Soto de Ranillas (Zaragoza). 02/08/14.
La oropéndola europea pertenece a la familia Oriolidae, que agrupa unas treinta especies de oropéndolas distribuidas principalmente por las regiones tropicales o subtropicales de África, Asia y Oceanía, siendo la única especie de la familia que cría en Europa aunque pasa la mayor parte del año en el África subsahariana.
Su periodo de presencia en el valle del Ebro abarca desde abril hasta septiembre. En la ciudad de Zaragoza no es rara en los sotos ribereños de los ríos Ebro, Gállego y Huerva, pero tampoco falta de otras zonas arboladas como los pinares de Torrero-Venecia.
En estas fechas, concluido el periodo de cría y a punto de marchar hacia sus zonas de invernada en África, puede resultar más fácil observar la actividad de las oropéndolas, lo que me dio la oportunidad de grabar este vídeo de un macho que arreglaba su plumaje sobre un fresno a orillas del Huerva en el parque José Antonio Labordeta de Zaragoza.