lunes, 30 de septiembre de 2013

Algunos patos poco habituales

La inmensa mayoría de los patos que se ven en Zaragoza son ánades azulones, también llamados ánades reales (Anas platyrrhynchos), con sus plumajes típicos o con diversas variantes fruto de sus cruces con formas domésticas o con otras especies de anátidas. 
Pero además de los azulones, de cuando en cuando se ven ejemplares totalmente silvestres de otras especies que no son raras en otros humedales aragoneses pero que en nuestra ciudad se observan solo ocasionalmente, muy escasos y generalmente durante los pasos migratorios o en invierno. Ayer mismo pude ver en la ribera del Ebro, junto al Club Helios, un macho de ánade friso (Anas strepera) y una hembra de ánade rabudo (Anas acuta) mezclados en un grupo de azulones. A principios de enero ya grabé un vídeo de un ánade friso en este mismo lugar.
Ánade friso (Anas strepera) junto a Helios (29/09/13)
Ánade rabudo (Anas acuta) junto a Helios (29/09/13)
Continuando con la racha, esta misma tarde he localizado una hembra de cerceta común (Anas crecca) en el Parque del Agua con aspecto de estar muy cansada, permaneciendo adormilada la mayor parte del tiempo y ajena al reparto de pan al que acudían azulones, gallinetas e incluso fochas.
Cerceta común (Anas crecca) en el Parque del Agua (30/09/13)

sábado, 28 de septiembre de 2013

Palomas torcaces: del monte a la ciudad

Paloma torcaz (Columba palumbus)
Hace unos doce años comencé a ver las primeras palomas torcaces establecidas dentro de Zaragoza, primero en el Parque Grande y Pinares de Venecia, y poco a poco extendiéndose por el resto de la ciudad. 
La torcaz (Columba palumbus) es bastante más grande que la paloma doméstica y, a diferencia de ésta, nidifica en árboles construyendo una somera plataforma de ramillas.
Antes de colonizar ciudades como la nuestra, las torcaces eran aves totalmente silvestres propias de bosques y zonas arboladas, protagonizando migraciones espectaculares con bandos de miles de palomas norteñas cruzando por los collados pirenaicos y los del Moncayo en otoño para invernar en las dehesas del cuadrante suroeste peninsular.
En las últimas décadas las pautas migratorias de las torcaces han cambiado bastante y, por otra parte han colonizado con éxito muchas ciudades incrementándose su población global. Según datos de BirdLife, en 2004 se estimaba entre 27 y 51 millones el número de torcaces en Europa, con tendencia a aumentar.
En nuestra ciudad es muy fácil verlas "pastando" en el césped de parques y zonas ajardinadas o escuchar su  potente y grave "arrullo" emitido desde algún árbol.
Paloma torcaz comiendo frutos de Ligustrum japponicum

A continuación, un vídeo de dos torcaces procurándose cuidados posadas sobre una farola en pleno barrio de ACTUR-Rey Fernando

video

lunes, 23 de septiembre de 2013

Gallinetas de agua


Gallineta común en el Parque del Agua
De tamaño algo inferior al de una perdiz, la gallineta común (Gallinula chloropus), también llamada polla de agua, es un ave acuática común en zonas de aguas remansadas con vegetación palustre en sus orillas. De hábitos sedentarios y con una dieta bastante variada, que incluye tanto materia vegetal como numerosos invertebrados más o menos ligados al medio acuático, la gallineta ha prosperado en Zaragoza y actualmente es muy numerosa en los carrizales y canales del Parque del Agua y en los tramos del Ebro de aspecto más natural. En un recorrido por el Parque del Agua no es difícil contabilizar más de 50 ejs., y durante la primavera y el verano se observan muchos grupos familiares extremadamente confiados. Allí donde no se les persigue, los pájaros van perdiendo el temor a los humanos y se dejan aproximar mucho más que en las zonas donde se siguen cazando.
Gallineta en el Ebro junto al Puente de Hierro
En este enlace http://ibc.lynxeds.com/video/common-moorhen-gallinula-chloropus/one-adult-three-chicks-eating-grass pueden observarse un adulto y tres pollos, todavía en plumón, comiendo en la orilla de un canal del Parque del Agua.

domingo, 15 de septiembre de 2013

La aventura del mosquitero musical

Mosquitero musical a orillas del Ebro
Con un peso de solo 7 a 15 gr., el mosquitero musical (Phylloscopus trochilus) es un viajero consumado que en estas fechas pasa en gran número por nuestra tierra, donde hace escala en su migración desde latitudes más norteñas de Europa occidental y países nórdicos, hasta sus cuarteles de invierno en el África subsahariana.
Como la mayor parte de los paseriformes insectívoros, este mosquitero es un migrador nocturno que durante su periplo ha de enfrentarse a múltiples peligros: inclemencias meteorológicas, parques eólicos y cables, edificios con grandes cristaleras, contaminación lumínica,...El éxito del viaje dependerá en gran medida de que los mosquiteros encuentren unas condiciones favorables en las zonas de paso donde descansan, con un hábitat bien conservado y presas suficientes para reponer fuerzas y acumular grasas.
En estos días podemos verlos capturando mosquitos y otros pequeños insectos entre el follaje de árboles y arbustos de la ciudad y sus riberas.

jueves, 12 de septiembre de 2013

Collalbas grises de paso

Collalba gris: hembra en septiembre 
Aunque alguna pareja llega a nidificar en los baldíos al sur de la ciudad, la collalba gris (Oenenthe oenanthe) se observa en Zaragoza principalmente en los pasos migratorios, especialmente durante el que se desarrolla a lo largo de septiembre y octubre tras completar el periodo de cría. En estas fechas las collalbas se dejan ver en zonas abiertas con hierba rala o suelo desnudo donde buscan mojones, tapias, montones de piedras, cercas, arbolillos o cualquier elemento sobresaliente del terreno donde posarse con una posición dominante que les permita otear el terreno y detectar grillos, saltamontes y otros insectos terrestres a los que capturar.    

joven del año en el Parque de Plaza en agosto


macho en el Parque del Agua


en el Parque de Valdespartera a finales de agosto




domingo, 1 de septiembre de 2013

Buitrones en Valdespartera

Buitrón (Cisticola juncidis)
Hace poco más de una semana, visitando la zona de los lagos de Valdespartera, me llamó la atención la presencia de al menos 5 buitrones en una superficie de terreno baldío actualmente recubierta por un herbazal seco de gramíneas altas, muy cerca de los llamados "Lagos de Penélope Cruz". 
El buitrón (Cisticola juncidis) es un diminuto insectívoro  que suele ocupar espacios con vegetación herbácea alta, carrizales, junqueras y algunos cultivos herbáceos. Generalmente se detecta por su típico reclamo: un agudo "tsiip-tsiip" que emite de forma repetitiva en vuelo a un ritmo acompasado a las marcadas ondulaciones que describe en el aire. 
No es una especie demasiado rara en la periferia de Zaragoza, pero no es muy habitual hallarlo formando grupos de varios individuos en un ambiente tan seco como el descrito al principio.