martes, 1 de junio de 2021

Perdices rojas al límite / Red-legged Partridge / Perdrix rouge

Perdiz roja alerta. Monegros zaragozanos, junio de 2011

La perdiz roja (Alectoris rufa) es una especie muy conocida y popular en España, donde todavía se mantienen poblaciones importantes en algunas regiones.

Se trata de una especie mediterránea que se distribuye principalmente por el suroeste de Europa, concentrando la mayor parte de sus efectivos en la península Ibérica, pero extendida también por Francia, Italia, Córcega, Baleares y Canarias (aquí probablemente introducida). También se introdujo con éxito hace más de dos siglos en Inglaterra. Otras introducciones en Norteamérica, Centroeuropa y Nueva Zelanda han tenido menos éxito. 

En un labrado pedregoso en el Bajo Gállego zaragozano, diciembre de 2017.

En España ocupa principalmente áreas abiertas con predominio de cultivos extensivos, alcanzando mayores densidades en las zonas de agricultura poco intensiva con alternancia de matorral, manchas y márgenes de vegetación natural arbustiva. También puede ocupar áreas sin presencia de parcelas cultivadas, alcanzando cotas por encima de los 2000 m de altitud en algunas serranías.

A partir de los datos disponibles parece evidente que la perdiz roja ha sufrido un importante declive en España en las últimas décadas. A partir de los seguimientos del programa SACRE de SEO/BirdLife entre 1998 y 2013 se constató un declive "moderado", con un descenso del 33% para el conjunto de España y del 35,7% en la región biogeográfica que incluye el valle medio del Ebro. Entre las causas principales del declive destaca la pérdida y/o deterioro del hábitat asociada en gran parte a la intensificación agrícola (concentraciones parcelarias, utilización excesiva de agroquímicos, turnos de cultivo acelerados con escasa disponibilidad de barbechos, eliminación de márgenes y linderos, y utilización de semillas blindadas). La sobrecaza también puede tener una incidencia muy importante, así como las sueltas de perdices de granja que pueden afectar a la calidad genética de las poblaciones y favorecer la propagación de enfermedades entre las perdices silvestres.

Perdiz con pollos. Zaragoza, junio de 2016

En la ciudad de Zaragoza parece que, en principio, las perdices lo tienen muy difícil, sin embargo, la plasticidad y capacidad de adaptación de esta especie ha posibilitado su presencia y reproducción en determinados enclaves baldíos con aspecto pseudoestepario y predominio de vegetación espontánea de tipo ruderal. En estos enclaves no existe ningún tipo de cultivo, pero las perdices cuentan con la ventaja de que no se practica la caza (al menos legalmente). Probablemente son pocas pero consiguen criar ajenas a las interferencias humanas.

Perdiz consumiendo flores sin identificar. Zaragoza, mayo de 2021  


REFERENCIAS:

1. Blanco Aguiar, J. A., Virgós, E. & Villafuerte, R. 2003. Perdiz Roja, Alectoris rufa. En, R. Martí y J. C. del Moral (Eds.): Atlas de las Aves Reproductoras de España, pp. 212-213. Dirección General de Conservación de la Naturaleza - Sociedad española de Ornitología. Madrid.

2. Blanco Aguiar, J. A., Virgós, E. & Villafuerte, R. 2004. Perdiz Roja, Alectoris rufa. En, A. Madroño, C. González y J. C. Atienza (Eds.):  Libro Rojo de las Aves de España. Dirección General para la Biodiversidad - SEO/BirdLife. Madrid.

3. McGowan, P. J. K., G.M. Kirwan, and P. F. D. Boesman (2020). Red-legged Partridge (Alectoris rufa), version 1.0. In Birds of the World (J. del Hoyo, A. Elliott, J. Sargatal, D. A. Christie, and E. de Juana, Editors). Cornell Lab of Ornithology, Ithaca, NY, USA. https://doi.org/10.2173/bow.relpar1.01

4. SEO/BirdLife 2013. Resultados del programa Sacre 1996-2013. SEO/BirdLife. Madrid. https://www.seguimientodeaves.org/especios/docs/ESPECIES/1730_RES_SP.pdf.






sábado, 6 de febrero de 2021

La respuesta de los pájaros ante una nevada importante / Birds vs snowfalls / Oiseaux vs tempête de neige

           Bisbita pratense (Anthus pratensis) sobre la nieve en el barrio de Actur-Rey Fernando, Zaragoza. 09/01/21

Entre el 8 y el 9 de enero de 2021 la borrasca "Filomena" dejó en Zaragoza una nevada de una magnitud muy superior a lo que estamos acostumbrados en esta ciudad, con unos 23 l/m² de precipitación y espesores en torno a los 20 cm, siendo posiblemente la mayor nevada registrada en las últimas siete décadas. La nevada afectó a todo el valle del Ebro y gran parte de la península Ibérica, y sus efectos adversos se vieron muy incrementados por las fuertes heladas en los días posteriores.

Un episodio tan atípico afectó de un modo muy apreciable a las comunidades de aves. El espeso manto de nieve impedía el acceso al alimento de las aves que lo obtienen en el suelo: muchas especies que buscan semillas y brotes, y otras que buscan lombrices y otros invertebrados. Esta dificultad de acceso a la comida coincide precisamente con una mayor necesidad de aporte calórico para hacer frente a las bajas temperaturas. Ante esta situación muchas aves se ven obligadas a desplazarse en busca de zonas más favorables donde garantizar su supervivencia, realizando movimientos migratorios de mayor o menor alcance  que se conocen como "fugas de tempero".

Durante los días 9 y 10 de enero pude observar movimientos muy inusuales de aves en la zona norte de la ciudad: bandadas de alondras comunes (Alauda arvensis) -más de 700 ejs. el día 10 en menos de dos horas- y bisbitas pratenses (Anthus pratensis) -más de 100 ejs. el día 9 en menos de una hora- volando con rumbo suroeste, grupos de pardillos comunes (Linaria cannabina) y avefrías (Vanellus vanellus) aparentemente desorientadas.

Fotos testimoniales del paso de alondras comunes sobre el norte de la ciudad el 10/01/21.

 

En un breve recorrido por los descampados entre la ronda norte (Z-40) y el Campus Río Ebro pude localizar algunas aves aguantando sobre la gruesa capa de nieve:

 Bisbita pratense resguardándose bajo un sisallo (Atriplex halimus)

 Cogujada montesina (Galerida theklae


 Tarabilla europea (Saxicola rubicola


 Verdecillo (Serinus serinus) y  gorrión común (Passer domesticus)

Poco a poco la nieve fue desapareciendo en los días posteriores, dejando cada vez más superficie de suelo libre de nieve. Más adelante, la subida de temperaturas aceleró el deshielo y propició la aparición de algunas zonas encharcadas en los espacios verdes de la ciudad, lo que facilitó la búsqueda de alimento a las especies que frecuentan los encharcamientos para alimentarse, como los bisbitas y las lavanderas.

Pinzón vulgar (Fringilla coelebs) en el Parque del Agua, 13/01/21
 
Zorzal común (Turdus philomelos) en el Parque del Agua, 13/01/21
 
 
 
Bisbita alpino (Anthus spinoletta) -arriba- y lavandera blanca (Motacilla alba) -abajo- en una pradera encharcada tras el deshielo en el Parque del Agua, 13/01/21





viernes, 27 de noviembre de 2020

Garceta grande: la elegancia en movimiento / Great Egret / Grande Aigrette

 

Garceta grande en vuelo. Ejea de los Caballeros. Noviembre 2016
Garceta grande en vuelo. Ejea de los Caballeros. Noviembre 2016.

La garceta grande (Ardea alba) es, junto con la garza real (Ardea cinerea), la garza de mayor tamaño que puede observarse en España, llegando a superar los 100 cm de longitud total y los 160 de envergadura.

Su plumaje blanco inmaculado, la silueta extraordinariamente estilizada y sus movimientos cadenciosos le confieren una elegancia que no deja indiferente a quien tiene la fortuna de observarla en acción. 

Garceta grande en un chopo a orillas del Ebro. Monzalbarba, agosto de 2017.
  

La dieta de la garceta grande se basa en peces de tamaño preferentemente pequeño, pero también consume gran cantidad de crustáceos como el cangrejo de río americano (Procambarus clarkii), así como anfibios y roedores como los topillos (Microtus sp.).

Capturando un cangrejo americano en los arrozales de Ejea de los Caballeros. Diciembre de 2010.

Hasta mediados de los años 90, la garceta grande era una rareza en Aragón, con menos de una veintena de registros hasta 1995 (1). Desde entonces las observaciones fueron aumentando con gran rapidez, hasta convertirse en una especie frecuente y relativamente numerosa como invernante, con una media para los diez últimos años que supera las 250 aves censadas cada invierno en Aragón. Este incremento deriva de la expansión demográfica y geográfica que han experimentado las poblaciones reproductoras en Europa a partir de 1990 (2).

Grupo de garcetas grandes reposando en uno de los "lagos" del Galacho de Juslibol (Zaragoza).Noviembre de 2020

En Aragón es básicamente una especie invernante que ocupa cursos fluviales, embalses, lagunas, arrozales y ciertos cultivos herbáceos (alfalfa en regadío sobre todo). La mayor parte de los efectivos se concentra en el valle del Ebro, siendo más escasa en humedales prepirenáicos y de la Ibérica. Desde hace pocos años se han ido constatando casos de parejas reproductoras, más o menos esporádicos, en localidades como la Laguna de Sariñena, Laguna del Cañizar y los embalses de La Sotonera y Yesa entre otras, siendo previsible un aumento progresivo de los efectivos reproductores.

En la ciudad de Zaragoza durante el invierno no es raro ver ejemplares -generalmente aislados o con garzas de otras especies- en torno al curso del Ebro.

Pescando en las inmediaciones del Puente de Santiago, Zaragoza. Enero de 2013.

Referencias:

1. Sampietro Latorre, F.J. (1998). Garceta grande. En Sampietro, F.J., Pelayo, E., Hernández, F.; Cabrera, M. y Guiral, J. (eds.). Aves de Aragón. Atlas de Especies Nidificantes, p. 492. Diputación General de Aragón - Ibercaja. Zaragoza.

2. Fouces Sáez (2003). Garceta Grande. En, R. Martí y J.C. del Moral (eds.): Atlas de las Aves Reproductoras de España, pag. 610. Dirección Geeneral de Conservación de la Naturaleza - Sociedad española de Ornitología. Madrid.

 


miércoles, 26 de agosto de 2020

Correlimos menudo: desde la tundra ártica a Zaragoza / Little Stint / Bécasseau minute

Con una longitud total de apenas 14 cm y un peso que oscila entre 20 y 40 gr., el correlimos menudo (Calidris minuta) es capaz de realizar prodigiosos desplazamientos de varios miles de kilómetros desde sus áreas de cría en la tundra ártica, hasta los enclaves donde se estaciona fuera del periodo de reproducción y durante la invernada. Las zonas de cría más próximas se localizan en el norte de Escandinavia, a unos 3.600 km al NNW de la ciudad de Zaragoza. Sus vuelos migratorios son, al parecer, principalmente nocturnos. Pero este diminuto limícola ha sido capaz de encontrar en su viaje un minúsculo lago artificial en la ciudad de Zaragoza donde poder alimentarse y recuperar las energías consumidas.

Correlimos menudo alimentándose en los Lagos de Penélope Cruz, Barrio de Valdespartera (Zaragoza), 21/08/20.

Los correlimos menudos necesitan humedales con aguas someras y playas -principalmente en la costa pero también en el interior- donde encontrar los invertebrados de los que se alimenta: dípteros, coleópteros, himenópteros, anélidos, pequeños moluscos y crustáceos, etc.

 

     

Correlimos menudo en los Lagos de Penélope Cruz, Barrio de Valdespartera (Zaragoza), 21/08/20.

En la península Ibérica es una especie común en paso e invernada, especialmente en el litoral mediterráneo y suratlántico, con censos invernales que superan los 10.000 ejs. (1).

En Aragón es frecuente en paso pero también inverna en cifras reducidas, sin superar por lo general los 150 ejs. en enero en toda la región Los arrozales encharcados suelen reunir la mayor parte de los corrrelimos menudos invernantes en Aragón, pero también se observan en otros humedales como lagunas saladas, embalses con playas despejadas y saladares encharcados.

En la ciudad de Zaragoza lo he visto por primera vez el día 21 de agosto de 2020, y no me constaba ningún registro previo. La observación corresponde a un ejemplar joven alimentándose en los limos de la playa de los Lagos de Penélope Cruz, en el Parque Libro de la Selva del barrio de Valdespartera, en la periferia sur de la ciudad (ver vídeo más abajo). En el más meridional de los dos lagos allí construidos el nivel de aguas es muy bajo y se ha formado una "playa" con un limo fangoso con abundancia de invertebrados que son ávidamente consumidos por una discreta comunidad de limícolas que en esa fecha incluía: un andarríos bastardo (Tringa glareola), dos andarríos grandes (Tringa ochropus), seis andarríos chicos (Actitis hypoleucos), más de 20 chorlitejos chicos (Charadrius dubius) y ocho cigüeñuelas (Himantopus himantopus).



REFERENCIAS: 
  1. Bosco Díes y Pablo Vera. Correlimos menudo Calidris minuta. En  SEO/BirdLife 2012. Atlas de las aves en invierno en España 2007-2010. pp. 246-247. Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente-SEO/BirdLife. Madrid.

domingo, 19 de julio de 2020

Gorrión molinero: una versión campera de gorrión / Eurasian Tree Sparrow / Moineau friquet

Gorrión molinero posado en una rama de majuelo. Juslibol (Zaragoza), marzo de 2014.
El gorrión molinero (Passer montanus) presenta a primera vista un aspecto muy similar al gorrión común (Passer domesticus), pero un examen más detallado permite diferenciarlo sin dificultad si atendemos a los detalles de diseño en la cabeza: sobre todo el píleo enteramente castaño, la mancha negra muy bien delimitada en la mejilla contrastando con el fondo blanco, y el collar blanco que llega hasta la nuca. Algo menor que el gorrión común y de apariencia general más delicada, el plumaje es idéntico en machos y hembras, a diferencia del gorrión común que presenta un dimorfismo sexual muy marcado.

Gorrión molinero en un tamariz de la ribera del Ebro. Zaragoza, junio de 2016.
El molinero es mucho menos urbano que el gorrión común, ocupando fundamentalmente medios agrícolas y ambientes periurbanos que dispongan de arbolado, nidificando sobre todo en agujeros de árboles o de edificios, ocupando de buen grado cajas anidaderas.

Gorrión molinero visitando una caja nido a orillas del Huerva. Zaragoza, mayo de 2014.


Entrando a nido en una junta en muro de hormigón en la Ronda Norte de Zaragoza, mayo de 2019.

Localización (círculo rojo) del nido de la foto anterior.

Especie fundamentalmente sedentaria, aunque se han documentado movimientos estacionales o dispersivos. Fuera del periodo de cría acentúa su tendencia al gregarismo, pudiendo formar grupos numerosos.
Las semillas de diversas herbáceas silvestres como Chenopodium album, Plantago lanceolata, Lolium multiflorum y Dactylis glomerata, llegan a ser una parte importante de su dieta primaveral (Sánchez-Aguado, 1986), pero para alimentar a los pollos recurren principalmente a diversos insectos (áfidos, ortópteros, coleópteros y orugas de lepidópteros) y arañas. En otoño e invierno los granos de cereal obtenidos en los rastrojos cobran mayor importancia.

Alimentándose en el suelo en la ribera del Ebro. Zaragoza, junio de 2016.
En la ciudad de Zaragoza resulta todavía relativamente numeroso en muchos de sus parques y especialmente en las zonas arboladas de la ribera del Ebro. Los datos disponibles a nivel nacional indican un declive moderado de la especie (-13,5% entre 1996 y 2013) (SEO/BirdLife, 2013).


Referencias:
  •  Sánchez-Aguado, F. 1986. Sobre la alimentación de los gorriones molinero y común (Passer montanus L. y P. domesticus L.) en invierno y primavera. Ardeola 33: 17-33.
  •  SEO/BirdLife 2013. Resultados del programa SACRE 1996-2013. SEO/BirdLife. Madrid

sábado, 25 de abril de 2020

Pajareando desde casa en tiempos de confinamiento / Birdwatching from home / Observer les oiseaux de la maison

Las medidas preventivas ante la grave pandemia provocada por el coronavirus "Covid 19" han alterado por completo los hábitos cotidianos de millones de personas en todo el mundo. En España nos hemos tenido que adaptar a un confinamiento doméstico estricto desde mediados de marzo. Pero las muchas horas que debemos permanecer encerrados en casa no tienen por qué impedir seguir disfrutando de la observación de las aves que nos rodean.

Una de las vistas desde mi casa, destacando un frondoso grupo de almeces (Celtis australis)
 
En estas condiciones somos muchos los "pajareros" que intentamos mitigar las ganas de contacto con la naturaleza fijándonos en las aves que se puedan ver u oír desde ventanas o balcones. Con tal motivo se ha llegado a crear un grupo de ámbito nacional en Facebook denominado "Aves desde casa COVID-19" donde compartir las observaciones.
En la ciudad de Zaragoza unos cuantos aficionados llevamos un registro de nuestras observaciones desde casa. A partir de los listados publicados por los observadores en la plataforma eBird he recopilado una lista de nada menos que 77 especies distintas detectadas "desde casa" en Zaragoza a partir del 15 de marzo del 2020, incluyendo algunas tan poco habituales en la ciudad como el mosquitero silbador (Phylloscopus sibilatrix), el Águila pescadora (Pandion haliaetus), el Águila real (Aquila chrysaetos) o el Alcaraván (Burhinus oedicnemus).
En mi caso son 44 las especies que he logrado ver u oír desde mi piso en el barrio del Actur (el listado completo puede consultarse al final de esta entrada).
A continuación una serie de fotografías tomadas en estos días desde las ventanas de mi casa mostrando algunas de las especies que se han dejado ver.

Palomas torcaces (Columba palumbus) en actitud cariñosa (01/04/20)
 
Busardo ratonero (Buteo buteo), 11/04/20
Urraca (Pica pica), 23/04/20

Buitre leonado (Gyps fulvus), 04/04/20
Grajilla (Corvus monedula), 16/04/20
Culebrera europea (Circaetus gallicus) con el extremo de un ofidio colgando del pico. 23/04/20

Culebrera europea (Circaetus gallicus). Otra imagen del mismo ejemplar. 23/04/20
Gorrión común (Passer domesticus) macho, 28/03/20

Cigüeña blanca (Ciconia ciconia), bando en vuelo, 25/03/20
Zorzal charlo (Turdus viscivorus) cantando desde antena, 28/03/20

Águila calzada (Hieraaetus pennatus), 16/04/20







Curruca mosquitera (Sylvia borin), 18/04/20
Milano negro (Milvus migrans), bando migratorio, 02/04/20
Cormorán grande (Phalacrocorax carbo), bando migratorio, 04/04/20

Curruca zarcera (Sylvia communis) hembra, 25/04/20
Milano real (Milvus milvus), 18/04/20


Listado de especies vistas desde mi casa entre el 15/03/20 y el 25/04/20:

Ánade azulón
(Anas platyrhynchos)
Cigüeña blanca
(Ciconia ciconia)
Garcilla bueyera
(Bubulcus ibis)
Garza real
(Ardea cinérea)
Cormorán grande
(Phalacrocorax carbo)
Buitre leonado
(Gyps fulvus)
Culebrera europea
(Circaetus gallicus)
Águila calzada
(Hieraaetus pennatus)
Gavilán común
(Accipiter nisus)
Aguilucho lagunero
(Circus aeruginosus)
Milano real
(Milvus milvus)
Milano negro
(Milvus migrans)
Busardo ratonero
(Buteo buteo)
Gaviota patiamarilla
(Larus michahellis)
Paloma bravía (doméstica)
(Columba livia)
Paloma torcaz
(Columba palumbus)
Tórtola turca
(Streptopelia decaocto)
Vencejo común
(Apus apus)
Abejaruco común
(Merops apiaster)
Cernícalo vulgar
(Falco tinnunculus)
Urraca
(Pica pica)
Grajilla
(Corvus monedula)
Corneja negra
(Corvus corone)
Cuervo grande
(Corvus corax)
Herrerillo común
(Cyanistes caeruleus)
Carbonero común
(Parus major)
Golondrina común
(Hirundo rustica)
Avión común
(Delichon urbicum)
Mosquitero musical
(Phylloscopus trochilus)
Curruca capirotada
(Sylvia atricapilla)
Curruca mosquitera
(Sylvia borin)
Curruca zarcera
(Sylvia communis)
Estornino negro
(Sturnus unicolor)
Mirlo común
(Turdus merula)
Zorzal charlo
(Turdus viscivorus)
Petirrojo europeo
(Erithacus rubecula)
Ruiseñor común
(Luscinia megarhynchos)
Papamoscas cerrojillo
(Ficedula hypoleuca)
Colirrojo tizón
(Phoenicurus ochruros)
Gorrión común
(Passer domesticus)
Lavandera blanca
(Motacilla alba)
Verderón común
(Carduelis chloris)
Jilguero
(Carduelis carduelis)
Serín verdecillo
(Serinus serinus)